mtg story karn what country is disney's little mermaid set in headache diary patient zylinderkopfdichtung wechseln mercedes w124 fox sports oregon utah

Embajadores de la obra misionera

Un misionero dijo: hay redes, hay peces, faltan pescadores.

A lo largo de la historia apreciamos personajes y generaciones que impactaron al mundo de una manera increíble, extendiendo el reino de Dios tanto en lo local como en lo global, entendiendo su papel como embajadores de Dios. Pero también generaciones que vivieron alejados completamente de Dios, sin una pasión por extender el reino de Dios a las naciones.

El rey David, a pesar de haber tenido momentos grises en su vida, en el NT es mencionado por el médico Lucas al citar un discurso de Pablo que, inspirado por el Espíritu Santo, lo reconoce como un hombre que sirvió a su generación según la voluntad de Dios, un representante aprobado que influyó en su generación, exaltando el nombre de Dios.

Hechos 13:36: Porque a la verdad David, habiendo servido a su propia generación según la voluntad de Dios, durmió, y fue reunido con sus padres, y vio corrupción.

En el libro de Jueces encontramos la otra cara de la moneda: generaciones que no conocían a Dios, que aún ellos mismos necesitaban que alguien les recordara lo que Dios había hecho con sus padres, y acercarles a aquel Dios que les había sacado de la esclavitud en Egipto.

Jueces 2:10: Murieron también todos los israelitas de su época; por eso los que nacieron después no sabían nada acerca del Dios verdadero ni de lo que él había hecho en favor de los israelitas.

¿Qué es un embajador? ¿Qué son las misiones?

Ser un embajador significar ser un representante, alguien que se ha reconciliado con Dios, está en paz y amistad con el Creador y ha recibido los beneficios de estar en Cristo: Reconciliación (2 Co. 5:18), Ser nueva criatura (2 Co. 5:17), Redención (Ro. 3:24), etc.

La palabra Misiología viene de otras dos: del latín “missione” que significa función o poder conferido a alguien para un propósito especial en otra nación, tierra, territorio, grupo o dominio; y “logía”, del griego “logos” que significa, estudio, doctrina, teoría o ciencia.

Una definición sería: ciencia que estudia los diversos aspectos de la misión conferida por Dios a los creyentes, cuyo propósito principal es hacer posible que cada individuo tenga la oportunidad de oír la buena nueva del Evangelio en su propio idioma, recuperando la relación adulterada entre Él y su Creador.

Vivimos en una sociedad en donde aún hay mucha gente que necesita recuperar la relación con el Creador, aproximadamente 6900 etnias menos alcanzadas necesitadas de embajadores proclamando a Cristo, llevando luz en medio de la obscuridad.

Cómo lograr ser representantes apasionados para cumplir el deseo de Dios y que todas las naciones le conozcan.

  1. Entender nuestro papel como embajadores de Cristo, ejerciéndolo con responsabilidad como el Apóstol Pablo.

Pablo fue un fiel embajador de Cristo, no buscando gloria suya sino siempre la gloria de Cristo, exponiendo su palabra a todo lugar que iba aunque eso le costara el sufrimiento, como la ocasión en que fue a Listra acompañado de Bernabé. Después de haber compartido y ser usado por Dios para hacer un milagro a un cojo de nacimiento, la multitud comenzó a adorarles, sin embargo, Pablo explicó que solo eran hombres servidores de Dios y, después de eso, le apedrearon dejándole tirado en el suelo porque la gente pensó que ya estaba muerto (Hch. 14:8-18).

2 Timoteo 2:10: Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna.

2. Comprender la importancia de la reconciliación del mundo con Dios.

2 Co. 5:19: que Dios estaba en Cristo, reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.

Alberto Benjamín Simpson (1848-1919), fundador de la Alianza Cristiana y Misionera, acostumbraba tener en su tiempo de estudio un mapa y orar país por país, para después apretar contra su pecho el mapamundi, diciendo estas palabras: ¡oh Dios, úsame a mí para la salvación de los hombres y las mujeres, úsame a mí para la salvación del mundo entero, que se mueren en las tinieblas espirituales sin ningún rayo de luz!

Nosotros somos el fruto de un hombre que un día dobló sus rodillas, derramó su corazón y su pasión delante de Dios, y en ese derramamiento de pasión, de amor y súplica nació la Alianza Cristiana y Misionera; y porque un día ese hombre tuvo la visión de enviar misioneros, nosotros hoy conocemos el evangelio. Cientos de miles de personas conocen el evangelio hoy porque un día un hombre dijo: «quiero alcanzar las naciones» y ahora nosotros, después de años, somos el fruto de esa tremenda pasión, ese tremendo dolor por las naciones sin Cristo.

Reflejemos y representemos fielmente a nuestro Señor Jesucristo en el lugar en donde estamos y también con los pueblos o etnias que no le conocen.

Bibliografía

  • La Santa Biblia Reina-Valera 1960.
  • Claudio Ananías, Misiones hasta la última frontera, Ediciones KAIRÓS.
  • Vera F. de Barnes, Cruzando las Fronteras, una biografía de A.B. Simpson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 2 =