NUESTRA HISTORIA

En 1887, un pastor presbiteriano tuvo la visión de crear una alianza de iglesias dedicada a las misiones. Su nombre fue Albert Benjamin Simpson, y su visión se convirtió en la Alianza Cristiana y Misionera, un movimiento de iglesias de diferentes denominaciones que se reunían para ser edificados, capacitados en misiones, y aún enviar misioneros.

Este modelo de comunión fue muy novedoso, pues se unían diferentes corrientes en un solo movimiento misionero que terminó funcionando como una iglesia, pastoreando, enviando y cuidando personalmente a los misioneros que salían de ella, aunque no fue sino hasta 1974 que se convirtió oficialmente en una denominación.

Este es el espíritu de CONEXIÓN, ser un grupo de amigos que, por amor a Cristo y a la humanidad, nos unamos, nos organicemos y actuemos para alcanzar las últimas fronteras para el Reino de Dios. Varios pastores y misioneros, principalmente de la Alianza Cristiana y Misionera de México, hemos trabajado desde 2013 para estructurar esta visión. En este tiempo hemos organizado conferencias y viajes misioneros, enseñado cursos y talleres e implementado estrategias de recolección de fondos en y con iglesias desde Baja California hasta Chiapas.