La misión en el mundo.

Y les dijo: «Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.»

Marcos 16:15

«Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, (B) bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.»

Mateo 28:19, 20
Pastor Bencomo, con los tarahumaras.

Hay muchos grupos indígenas que no cuentan con una iglesia autóctona establecida al interior de su propia comunidad. Varios de ellos no cuentan ni siquiera con un solo creyente que se conozca entre los pobladores de las comunidades que conforman dicho grupo indígena.


Debido a ello, esta situación se convierte en una prioridad, una urgencia para nosotros como ministerio pero, más que eso, lo que importa es que es un asunto de extrema preponderancia para nuestro Señor Jesucristo. Él quiere que cada lengua, pueblo, tribu y nación le conozca, por lo que deben tener, al menos, un representante en aquel gran día cuando estemos frente al Rey, alabando y glorificando su nombre.


Este trabajo requiere de mucha dedicación y esfuerzo de los que pretenden alcanzarles con el evangelio. Es necesario tomarse el tiempo necesario para aprender el idioma local, así como aprender la cultura y costumbres de los pobladores para que se puedan hacer relaciones de amistad profundas y lograr nuestros objetivos. Muchos ya están trabajando en algunos lugares haciendo obra pionera, pero se necesitan muchos más misioneros en el campo, gente dispuesta a ir y enseñarles a los mixtecos, triquis, huaves, zapotecos o de cualquier grupo indígena que lo necesite, cómo se vive la vida cristiana al estilo de su propia identidad indígena. Si sabemos que muchos en el mundo aún no han tenido oportunidad de conocer el evangelio, la comisión es clara: Jerusalén, Judea, Samaria y hasta lo último de la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × dos =